El diablo está en su punto más fuerte mientras miramos para otro lado, como un programa que se ejecuta silenciosamente en segundo plano, mientras estamos ocupados haciendo otras cosas.
Elliot Alderson en "eps1.3_da3m0ns.mp4", Mr. Robot.

Obviamente Elliot se refiere a los deamons1, un tipo de programa en sistemas operativos estilo Unix que se ejecutan discretamente en segundo plano en lugar de estár bajo el control directo del usuario, esperando a ser activados por la ocurrencia de un evento o una condición especifica.

La versión completa de lo que Elliot dice se encuentra a continuación:

Hay un dicho.

El diablo está en su punto más fuerte mientras miramos para otro lado, como un programa que se ejecuta silenciosamente en segundo plano, mientras estamos ocupados haciendo otras cosas.

Demonios, los llaman.

Realizan acciones sin interacción del usuario.

Monitoreo, registro, notificaciones.

Impulsos primarios, recuerdos reprimidos, hábitos inconscientes.

Siempre están ahí, siempre activos.

Podemos intentar tener razón, podemos intentar ser buenos.

Podemos intentar marcar la diferencia, pero todo es una mierda.

Porque las intenciones son irrelevantes.

No nos conducen. Los demonios lo hacen.

¿Y yo? Tengo más que la mayoría.2